Éranse una vez los secretos de la narrativa digital


Adobe
Este mes analizamos las fotografías , ilustraciones y vídeos que no sólo son bonitos sino que además nos cuentan una historia. Las historias digitales breves se han convertido en un elemento básico de nuestra vida cotidiana, cada vez más saturada de contenidos audiovisuales, y hay más formas que nunca de crear historias personales y compartirlas por Internet.
Sin embargo, hay mucha información que compite por llamar nuestra atención, lo cual nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Qué diferencia las imágenes a las que no prestamos atención alguna de las que nos atrapan, despiertan nuestra curiosidad, nos tocan la fibra sensible y hacen que nos interesemos por la historia?

El arte intemporal de una buena historia
Para conocer mejor los componentes y características que requiere una buena historia digital, hemos hablado con dos los expertos en narrativa que tenemos en plantilla: Brian Nemhauser, director de gestión de productos, y Ben Matthews, director de diseño. Ben y Brian trabajan con Adobe Spark, una aplicación gratuita de diseño gráfico creada para permitir a cualquier persona contar sus historias mediante la creación de post, páginas web y vídeos de forma rápida y con ayuda básica de diseño integrada.
Boxers fighting in a gym
Según Ben, la narrativa de la era digital tiene mucho en común con la forma en que nos hemos comunicado a lo largo de los tiempos: “Hace cientos de miles de años que contamos historias y el poder de estas ha residido siempre en cómo se cuentan y, a menudo, en cómo se recuentan. A pesar de que las redes sociales son una relativa novedad entre nosotros, esto sigue siendo así. Cuanto más potente sea tu historia (más visual, más impactante, más compartida y consumida), más se difundirá.”
Pero hoy en día no es tan frecuente que contemos una historia ancestral alrededor de una hoguera y es más común compartir imágenes o vídeos virales. Por lo tanto, han cambiado las normas de lo que hace que una historia sea atractiva. “En primer lugar, hay que captar la atención del público, y eso se hace de forma visual, ya sea mediante animaciones, colores o imágenes. Desde el punto de vista práctico, este es el primer paso”, dice Brian. “A partir de ahí, hay que contar una historia. La gente recuerda un mensaje cuando se transmite como una historia”.

Las buenas historias, sea cual sea el medio, atraen a la gente con un elemento emocional. “Si tu objetivo es que la historia conecte con el público de forma personal, utiliza imágenes de humanos. Se puede crear mucha emoción en una foto”, dice Ben. “A partir de ahí, las ilustraciones y los iconos te ayudan a reforzar las ideas y el sonido puede añadir un elemento extra de cohesión”.
También es importante ser conciso. Hoy en día, la gente está sobrecargada de información, así que, cuanto más rápido cuentes tu historia, a más gente llegarás.
También es importante manejar los tiempos. “Es como la comedia”, dice Brian. “Manejar los tiempos es la clave. Si quieres que la gente se interese por tu historia y la difunda, hay que publicarla en el momento adecuado”. Si la historia que tienes que contar trata sobre política o un eclipse o un desastre natural o el primer día de colegio de los niños, conviene publicar la historia en cuestión de horas, no de días o de semanas.

El vídeo como tendencia en narrativa digital
En opinión de Brian y Ben, el vídeo se está convirtiendo rápidamente en uno de los tipos de contenido más atractivos, especialmente con la reproducción automática en redes sociales. “Es un medio que permite el movimiento”, dice Ben, “y es una forma natural de contar una historia”.
La gente está integrando fondos de vídeo, tales como agua en movimiento, con el fin de crear un estado de ánimo para las historias que se cuentan mediante texto o sonido. Y, puesto que el vídeo está silenciado en los feeds de redes sociales, los diseñadores colocan cada vez más texto sobre el vídeo (es fácil de hacer con Spark).
Sé sincero y valiente
“A la hora de contar una historia que le importe a la gente, una de las claves es auténtico”, afirma Brian. “Creo que dejado atrás los días de la redacción de textos de marketing. Si no te crees lo que estás escribiendo o diciendo, la gente lo sabrá y no prestará atención”.
Sin embargo, no basta con ser sincero. También hay que ser valiente. “Hay que tener valor para contar una historia”, dice Brian. “Toda historia puede fracasar. Puede que la gente la ridiculice o puede que sencillamente no le importe. Esto no debe frenarte para transmitir tu historia al mundo”.

Y fueron felices…
Si estás pensando en cómo contar una historia digital, síguenos este mes en el blog. Recibiremos consejos de fotógrafos de archivo, videógrafos, ilustradores y fotoperiodistas sobre cómo crean imágenes con una narrativa en mente. No te pierdas la galería organizada de este mes de imágenes de Adobe Stock que cuentan historias. Hemos recopilado fotos y vídeos que consiguen el equilibrio perfecto entre un concepto fuerte por derecho propio y versatilidad para los diseñadores. Y, si quieres crear tú mismo una bonita historia rápidamente, prueba Spark.
Save
Save